La maldita impunidad


mientras trabajabamos para entregar al tribunal oral de santa fe el ofrecimiento de prueba sobre el jefe del Area Militar Santa Fe de los años de plomo, Juan Rolón, nos llega la noticia de su liberación por la Camara Nacional de Casación con argumentos similares (se supone porque no tenemos la cedula todavía) con los que declararon inimputable a Massera.

es extraño, la misma prensa e intelectuales que claman por la baja de la edad de la imputabilidad a catorce años o aún menos, callan en silencio complice ante la declaración de inimputabilidad de los responsables de un Genocidio que arrasó una generación y fundó el país injusto que hoy tenemos

la impunidad se sostiene desde las más diversas áreas y sectores.
cuando los diputados se niegan a votar en particular la ley que cierre el paso a los genocidas al congreso.
cuando los jueces permiten que las víctimas del terrorismo de estado sean revictimizadas en las audiencias orales que supuestamente deben producir el resarcimiento que la sociedad les debe.
cuando se permite que los juicios se demoren y demoren hasta que los represores mueran como pinochet, acusados pero no condenados, o puedan aducir demencia senil o enfermedades terminales como en este caso

me tocó, por militar en Santa Fe a la época de la Triple A y la dictadura militar, conocer a los dos primeros Jefes del Area Militar 212:
al Teniente Coronel Gónzalez a finales de 1975 ante quien concurrimos para denunciar la tortura de un militante de la Federación Juvenil Comunista por parte de un grupo de tareas a finales de noviembre de 1975, la entrevista se realizó a principios de diciembre y la respuesta fue que el cinco de diciembre de 1975 una bomba destruyó la casa donde vivía junto a mi madre y hermanos en Primera Junta 3588;
al coronel Rolón lo conocí en abril de 1977 cuando luego de haber estado preso salí en libertad desde la sede del Comando sito en la calle Avda Freyre cerca del Hospital Provincial, allí me mostró una ficha que supuestamente era la mia y me dijo que en Chile me hubieran fusilado pero que si seguía participando en política me vería de nuevo con ellos, y así fue, en noviembre de 1977 fue nuevamente secuestrado por un grupo de tareas y llevado al CCDT La Cuarta donde conocí al luego Juez Victor Brusa.

como dice el poeta, todo está guardado en la memoria y no habrá impunidades que la venza

la memoria es más larga que la traición, escribí en 1992 cuando Brusa fue designado Juez Federal de la Nación por el Senado a iniciativa de Reuteman y sus lacayos Gurdulich de Correa y Rubeo, y sigo pensando lo mismo.

a pesar de la libertad ordenada de Rolón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s