Comunicado del Tribunal Popular de La Guajira Colombiana: “Por la defensa del agua, la tierra y el aire, por la paz y la vida, no más minería irresponsable en La…


Los días 3 y 4 de octubre de 2015, nos dimos cita en el enigmático, hermoso y olvidado departamento de La Guajira, hombres, mujeres y niños/as provenientes de diversas partes del país y del mundo, para acompañar a las comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas que desarrollaron el Tribunal Popular contra las Transnacionales en La Guajira.
Las comunidades del departamento, cansadas ya de tantos años de violaciones contra sus derechos levantaron la voz y decidieron hablar sobre todos los atropellos de los que han sido víctimas por parte de la transnacional Cerrejón, “dueña” de una de las minas de carbón a cielo abierto más grandes en América.
El 3 de octubre se trabajó en las comunidades con el apoyo de voluntarios provenientes de Bogotá, Antioquia y Atlántico, quienes desarrollaron 4 talleres: salud, DDHH, niñez y potabilización de agua, con el ánimo de dar herramientas para construir una realidad diferente a la que han estado sometidos por décadas, y la cual se ha visto profundizada en estos últimos años. Los talleres contaron con el acompañamiento de personalidades del ámbito político y académico, nacional e internacional como la exsenadora Gloria Inés Ramírez; el vocero nacional de Marcha Patriótica, David Flórez; el abogado argentino José Shulman, entre otros. La cara de alegría y esperanza en estos pueblos, olvidados por el Estado y atropellados por las transnacionales con el silencio cómplice de las autoridades, cuando llegamos a realizar la acción humanitaria y de verificación, EVIDENCIA QUE ESTÁN A LA ESPERA QUE SE LES MIRE Y AYUDE URGENTEMENTE.
El 4 de octubre sesionó en el coliseo Jhon Medina Toro de la ciudad de Riohacha, el Tribunal Popular, el cual contó con la participación de representantes y autoridades indígenas y afro de las comunidades, igualmente con participación de delegaciones de toda la región Caribe y demás participantes que asistieron al escenario. La instalación estuvo a cargo de una representante de la comunidad indígena Wayuu y una representante de las comunidades afro, acompañados de la senadora del pueblo, Piedad Córdoba, de 4 magistrados internacionales, abogados, exsenadores, voceros de movimientos sociales y plataformas nacionales como Marcha Patriótica y la Cumbre Agraria, Étnica y Popular. También se recibieron mensajes de apoyo y saludo al espacio por parte de la delegación de paz de las FARC EP y del senador Iván Cepeda Castro.
El pueblo, cansado de tanta burla por parte de las autoridades, citó a la transnacional Cerrejón a este juicio popular, pero la silla quedó vacía porque el Cerrejón, desconociendo la autoridad del pueblo, nunca llegó.
Quienes fungían como fiscales presentaron la imputación de cargos contra esta transnacional, enumerando diversos hechos que apuntaban a solicitar una sentencia condenatoria; es así como la fiscalía decidió, entre otras cosas, acusar al Cerrejón y solicitar a los magistrados que ordenaran su salida del país por el daño cometido contra este.
Como peritos expertos intervinieron representantes de la Universidad de La Guajira y de Sintracarbón, exponiendo las consecuencias de los proyectos de desviación de ríos y afluentes, y los efectos genotóxicos en trabajadores mineros, entre estos los del Cerrejón.
Dieron su testimonio las poblaciones de Oreganal, Palmarito, Saraita, Media Luna, Marcelo Rancho, Las Casitas, Roche Viejo, Jamiche, Chancleta y Patilla, Manantial y Bahía Portete. Todos estos testimonios reflejaron una realidad que el Estado con su silencio cómplice ha tratado de ocultar: más allá de las condiciones climáticas propias de la región, los sufrimientos y padecimientos del pueblo guajiro se deben a la explotación indiscriminada de nuestros bienes naturales por parte del Cerrejón, trayendo como consecuencia contaminación ambiental, despojos, enfermedades, mortandad infantil, etc.
Contaminación ambiental debido al polvillo que encuentran diariamente en sus casas, en sus cuerpos de agua y en el aire, lo que a su vez trae como consecuencias enfermedades como pulmonía, ronchas, ardor en la vista, etc., además de muertes principalmente de niños y ancianos. Cínicamente, las historias clínicas son manipuladas con el objetivo de no mostrar causas reales de las enfermedades y muertes.
El despojo se da sobre la falacia de que “el indio no es dueño de esas tierras, por lo que tienen que salir de ahí”, produciendo el desarraigo de sus creencias y tradiciones, tirándolos a la pobreza y a engrosar los cordones de miseria del país.
La transnacional Cerrejón y el Estado niegan a las comunidades que el polvillo del carbón las esté afectando, además el Cerrejón, a través de su servicio médico, no entrega diagnóstico escrito o manipula las historias clínicas.
Consideraciones de los magistrados. Sentido del fallo:
Los magistrados internacionales, investidos de la autoridad que les dio el mismo pueblo guajiro para juzgar, con base en las pruebas presentadas por quienes tenían la investidura de fiscales, de los testimonios de las comunidades y los dictámenes de los peritos, consideraron lo siguiente:
En primera medida, el Tribunal Popular es un espacio legítimo pues el pueblo guajiro ha estado frente a la ausencia o negación de justicia y reparación por más de 30 años.
Por todas las consecuencias relatadas por las comunidades y las pruebas presentadas, se considera que en Colombia hay Terrorismo de Estado al servicio de las transnacionales, que la violencia no ha sido aislada sino que es el modo de defender las riquezas que le han quitado al pueblo, sometiéndolo a la indignidad; por lo anterior, se dice que para hablar de derechos humanos hay que acabar con la violencia contra la gente, terminar de una vez por todas con el paramilitarismo que ha sido auspiciado en ocasiones por empresas transnacionales, como lo demuestran los distintos testimonios dados en procesos judiciales.
Se considera probado que el Cerrejón y el Estado son solidariamente responsables del conjunto de violaciones a los DDHH que se han presentado, motivo por el cual se emite un fallo CONDENATORIO en contra de la transnacional Cerrejón y el Estado Colombiano, por la grave crisis humanitaria que atraviesa el pueblo guajiro. Se exhorta a la movilización popular; también se exige entregar parte de los activos de la empresa a trabajadores para garantizar sus derechos laborales y la suspensión inmediata de todas las actividades de extracción en La Guajira. Se propuso la creación de un comité político internacional, para acompañar la determinación de la sentencia y lograr una articulación suficiente que muestre a nivel internacional las violaciones de derechos humanos que día a día se dan en La Guajira.
El pueblo guajiro hace un fraterno llamado a los contratistas y trabajadores del Cerrejón, como colombianos que son, a que se pongan la mano en el pecho y no atenten en contra de su propio pueblo, del mismo modo EXIGEN Y RECUERDAN a los políticos departamentales y al Presidente Juan Manuel Santos que en época de campaña los buscaron para prometer soluciones a sus problemáticas y que al día de hoy no han cumplido ninguna de sus promesas, por el contrario funcionan a favor de las transnacionales.
El Tribunal Popular contra las Transnacionales arrojó un fallo condenatorio, por lo tanto el pueblo guajiro, colombiano, latinoamericano y del mundo, hace un llamado urgente a mirar la realidad de este departamento y a luchar por la paz con justicia social: una paz con contenido, llena de educación, salud, armonía con la naturaleza, de respeto por la vida.
Esta paz, la de Colombia, es la paz de Latinoamérica, el continente y el mundo. Nunca más permitamos tantos atropellos contra nuestros hermanos, uniéndonos todos a la pelea contra la transnacional Cerrejón para que sea expulsada de Colombia. Del mismo modo, hacemos un llamado a organizarnos para realizar réplicas de tribunales populares en otros departamentos que se han visto afectados por el hambre de dinero de estos depredadores de nuestros bienes naturales.
Porque la Colombia profunda se cansó de tanta ignominia, ya empezó a levantarse del largo letargo de décadas y comenzó a construir el país que soñamos, ese que es de todos y para todos, en armonía con la naturaleza.
Fuera transnacionales de La Guajira, fuera de Colombia.
Facebook: Guajira ResisteFan Page: La Guajira Resiste Twitter: @GuajiraResiste
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s