Cuando los niños juegan a ser Dios


Para Ema y Violeta

mis amigas más pequeñas

“Preguntaron a un proletario en el tribunal

qué fórmula elegía para su

juramento: la religiosa o la laica.

«No tengo trabajo», contestó.”

Bertol Brecht

 

 

 

Dicen que en un pueblo de montaña,

pero verde que te quiero verde,

montaña verde que se recuesta en un río

largo como el lagarto bilingüe

que nace brasilero y muere porteño.

 

Dicen,

digo

 

que una maestra como las de antes

de las que juegan con los niños

y los quieren no importa lo que sean

 

una maestra como la que yo encontré

cincuenta años después

que me enseñara a cantar el himno guerrillero

y me besó en la frente, de nuevo

 

una maestra de las que enseñan

como si no enseñaran

les dijo a los niños, un día de otoño

en medio del verde que te quiero verde,

que ese día jugarían a ser Dios

y que cada uno podría pedir que se haga real

el sueño más loco, ese que ni se atreven a soñar

 

y dicen,

Digo

 

que el primer niño la miro fijo

y le pidió que vuelva la madre muerta

y el otro le pidió que vuelva la madre

que se había ido, dejándolos solos

y que hubo una niña,

que solo le pidió

volver a recordar la madre

porque se le había olvidado

en los cinco años que no estaba

 

y dicen,

Digo

 

que el siguiente niño la miro altivo

y le pidió trabajo para el papá

que estaba harto de bolsas y cajitas

y el otro dijo que quería veinte pesos

para poner carne al guiso que

desde Navidad solo fideos y fideos

 

y dicen,

Digo

 

que el último que habló,

los demás no se animaron,

primero pidió una cama para dormir solito,

sin sus seis hermanos con él

y que después pensó y pidió

una casa nueva para su familia

que no sea el rancho de siempre

y al final, como si hubiera encontrado

en el aire la solución

de todo

los ojos le brillaron cuando

dicen que dijo,

le cambio todo

por trabajo para papá

 

y dicen,

Digo

 

que aquella maestra

que había recortado con amor figuras

de juguetes y caballitos blancos

de una cocina y de cinco pelotas,

para repartir al final del juego

 

comprendió que había aprendido

la lección que solo Dios te puede dar

y que el viejo alemán

le copió hace un siglo

 

antes de jugar y de cantar

antes de bailar y de reír

 

los niños necesitan una mamá

y un papá que tengan

trabajo y casa

 

una cama con un oso en lugar

de almohada

y un trabajo de esos

que los niños sueñen con tener

cuando sean grandes

 

dicen

Digo

 

Que cuando los niños juegan a ser Dios

son más niños que nunca

porque al darles la posibilidad

de cumplir cualquier deseo

se muestran en su fulminante inocencia

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muchisimas gracias Jose, enorme la poesia, como todo lo que escribis.

    Me recuerda algo que me paso hace ya unos varios años.

    La directora de una escuela del Barrio El Jalon de Quilmes Oeste (asentamiento aledaño al Acceso Sudeste a la altura de Ezpeleta-Berazategui) habia pedido que ¨el MEDH le hable a los chicos, porque estan muy violentos¨.

    Comence el taller (del que participaban tambien las mamas y las maestras) invitando a los chicos y chicas a compartir -si querian- los sueños que tenian para sus vidas y los deseos para su futuro…

    La primera en hablar fue una nenita menuda de 8 o 9 años, que conto que su sueño mas importante es que su familia pueda tener una nueva garrafa de gas, porque no podian rellenar la vieja y hacia dias que solo comian comida fria; y que ademas -era invierno- la casilla estaba congeladisima porque no tenian ninguna otra calefaccion…

    El segundo pibe conto que su sueño mas importante era que su casilla fuera un poco mas grande, porque no cabia una segunda cama y ya no podia dormir toda la familia en la unica cama que tenian, porque todos se molestaban al darse vueltas y nadie podia dormir realmente…

    Un tercer pibe o piba dijo que su sueño mas grande es que pudieran cambiar alguna de las chapas del techo de su casilla, porque se llovia todo y tenian que ir a la escuela y su mama a trabajar con ropa toda mojada y hacia mucho frio…

    Me quise morir: ¡Ni una pelota, ni una muñeca, ni caramelos ni siquiera galletitas aparecian en esos sueños!

    Senti una verguenza y un dolor innenarrable de haber tenido la osadia y la brutalidad de preguntar yo a esos chicos (y sus mamas que lo oian) por sus sueños, cuando sus sueños les habian sido arrancados criminalmente desde su mas pequeña infancia, es mas, desde antes que nacieran, un ¨pecado realmente metafisico y preexistente a la historia¨ como define el pecado la Biblia en el mito de la expulsion del paraiso… El demonio padre del sistema y del imperio realmente les arrebató -antes de su propia historia- el árbol de la vida y el arbol de poder decidir sobre sus vidas y sus sueños…

    Cada vez que paso por El Jalon me sigue dando escalofrio la pregunta, si acaso por algun misterio inexplicable hoy esos chicos ya sean capaces de soñar (otra vez en esta patria, como alguna vez fue mi sueño, aunque por mi propia situacion de clase nunca llegue a tenerla) ¿con una N. 5 de cuero, pero de esas con gajos cosidos?

    Un gran abrazo,

    Arturo Blatesky

  2. SANDRA RODRIGUEZ dice:

    Seguramente que Ema y Violeta tus peques amiguitas a las que doy fe amas,conoceran antes que a la montaña como sueñan niños y niñas de la montaña a traves de tus versos ,que no es diferente por lo que cuenta Arturo que tambien es el sueño de niños y niñas de la ciudad y que este sistema brutal al que enfrentamos dia a dia les priva de soñar sueños de niños. Un fuerte abrazo.La maestra de la montaña.

  3. Alba Salgueiro dice:

    Que maravilla,que todos pudiéramos en nuestra niñez pedirle a Dios lo que deseamos,es esa etapa inocente y pura que los pedidos realmente son lo que necesitamos,lo material aún no nos han corrompido. José sólo un ser que conserva un alma tierna puede escribir estos versos.GRACIAS

  4. stella dice:

    bellisimo !!

  5. Alejandra Miojevic dice:

    Me encantó y me entristeció. Ojalá algún día todos los niños sueñen con pelotas y muñecas. Mucho mas temprano que tarde…ojalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s