Conjuro para encontrar a Floreal Avellaneda


In memorian

 

Dos veces

(dos noches)

he cruzado el río buscando tus huesos.

 

Dos veces

(dos rayos)

creí encontrarte,

pero no eras tu

el compañero desaparecido.

 

Dos ojos

(tu mirada)

me han sostenido

Pero, te pido,

no exageres la espera.

Ya no soporto

tu quieta exigencia inalterable.

 

¿Por qué me miras niño sonriente?

Para poder dormir

es que huelo aguardiente.

Para poder vengarte

es que sueño despierto.

 

¿Por qué me miras niño doliente?

¿Estás viniendo a mi lado?

Para poder encontrarte

daremos vuelta el suelo y el cielo.

¿

Por qué me mirás niño sangrante?

¿Ves tu madre a mi lado?

Para  poder acunarte

ha esperado dos siglos

en estos años duros.

 

Solo una cosa  te pido ahora:

No me mires más.

Vuelve a casa  de una vez

Para plantar bandera y empuñar la espada.

 

Es hora de barrer  la mierda del río

dos veces.

De aquí para allá

y de allá para acá.

 

Para volverte y  borrarte,

para borrarte y tenerte.

Colonia del Sacramento

a mitad de camino entre 

Buenos Aires y Montevideo

a las 3 de la nada

al final de 2005 .

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. CarlosMorozovich dice:

    Pepe:Desconocia el poema.Descarnado valiente y de la necesaria vilolencia,necesaris para insertar el amor revolucionario.Gracias por gratificar este momento de vida.Carlos Moro.HLV.S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s