La ilusión del crimen perfecto O de como Macri creía que Yañez había borrado las huellas de la infamia


e

El derrocamiento de Evo Morales en Bolivia, en noviembre de 2019 aunque fue el resultado de años y años de trabajo de demolición, de acciones largamente ensayadas, tuvo algo de inesperado, de sorprendente.  Parecía que la región retomaba un camino de ascenso de las luchas y de algunas victorias.   En argentina, pocos días antes habíamos derrotado electoralmente a Macri.  Nada menos.  Si Fidel había dicho que el triunfo contra Menem tenía un significado histórico regional, la derrota de Macri ameritaba el mismo nivel de importancia.  Antes, pero ese mismo año, en febrero de 2019 el más descarado golpe de estado del que tenga memoria: el ingreso de paramilitares colombianos y venezolanos so pretexto de ayuda humanitaria y en el marco de un festival por la paz en Cúcuta, del lado colombiano de la frontera, había fracaso.  Y nada menos que en Ecuador, donde sufrimos el hecho inédito que el Presidente electo por la izquierda traicione  y su ponga al servicio del imperio, también había habido una serie de rebeliones indígenas que terminaron vaciando de poder al traidor Lenin Moreno, que de Lenin no tenía nada.

El 2019  parecía un buen año y cómo Evo había superado varios golpes, como la economía boliviana estaba mejor que nunca, los consabidos aprestos golpistas parecían que no iban a prosperar.  Pero prosperaron.  Almagro y la Oea.  Los policías, los militares, los jueces, las capas medias urbanas empoderadas por la economía de Evo, los habitantes de Santa Cruz y  otros enclaves fascistas, el libre juego de las juventudes armadas atacando a los compañeros….

Creía que conocíamos toda la historia, incluso sabíamos de camiones cruzando por Jujuy, de la visita de la hija de Trump a la frontera, pero no sabíamos de la carta.

Macri dirá, la maldita carta, a quien carajo se le ocurre hacer una carta de agradecimiento por unas armas que se van a usar para matar indios y revoltosos en Sacaba y Senkata.  Pero los militares son así, prolijitos al momento de traicionar, de fusilar, de asesinar pueblo desarmado.

La aparición de la carta de agradecimiento del jefe de Aeronáutica Boliviana al embajador argentino en Bolivia ha desatado una secuencia de acciones que sin pensarlo, pueden arruinar la impunidad de Macri y sus cómplices: Bullrich, los jefes de Gendarmería y similares.

La carta es casi una casualidad, pero una carta no es todo.  Luego de la carta está la denuncia del Canciller boliviano, y luego la denuncia argentina,  y luego la denuncia penal en Bolivia y luego la denuncia penal en Argentina.

La denuncia boliviana se hizo en la noche del nueve de julio; en la noche del quince al 16 de julio, la Liga estaba presentado su pedido de rol querellante.  Por qué somos querellantes?

Primero, en defensa del derecho a la autodeterminación de los pueblos, en defensa del derecho del hermano pueblo boliviano que hace mucho que eligió una revolución plurinacional, popular, democrática, antimperialista, de superación del capitalismo.  Es acaso, el primero de los derechos de los pueblos.

Segundo, en consecuencia de nuestro compromiso con el gobierno de Evo, contra el golpe  y en defensa de los que debieron asilarse entre nosotros.  Es una continuidad jurídica de lo que hicimos para salvar la vida de los compañeros, que ahora nadie podrá discutir que fue eso: salvar la vida ante un golpe asesino binacional, amparado por las derechas y el gobierno de Trump.

Tercero, en defensa de un derecho adquirido en los juicios de lesa que es el de ser sujeto activo en las discusiones sobre graves violaciones de derechos humanos, y claro que un golpe de estado lo es.  Uno de los crímenes más grandes contra la democracia y porque aprendimos que es muy cierto que la historia no está escrito, en ningún lado dice que vamos a triunfar así o asá; pero tampoco en ningún lado dice que no vamos a triunfar y que como todo tiene que ver con todo, la derrota de Macri en la causa por las armas puede ser la derrota del macrismo en otras causas.  A eso apostamos.  Ojalá Argentina, ojalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s