Que la derrota no nos derrote.


Que la derrota no nos derrote. Las elecciones en Brasil deberían marcar un antes y un después para el movimiento popular latinoamericano. No avanza el fascismo porque se lucho demasiado, sino poco; porque se sigue cometiendo el delirio (en términos psicoanalíticos, no peyorativos) de afirmar que hubo un golpe de Estado, que no hay garantías […]