Un poema de Cesar Vallejo alertando sobre el peso sobre el mundo que traería la derrota de la República Española a manos del fascismo que bien puede recitarse hoy por nosotros. Ni más ni menos.


Niños del mundo si cae España —digo, es un decir— si cae del cielo abajo su antebrazo que asen, en cabestro, dos lágrimas terrestes; niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas! ¡qué temprano en el sol lo que os decía! ¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano! ¡qué viejo vuestro 2 en el…